Cómo balancear la dieta para la familia

Los tres grupos de alimentos y algunos consejos para mejorar la nutrición en casa

Los alimentos aportan energía, proteínas, vitaminas y minerales en diferentes cantidades cada uno. ¿Conoces cómo se agrupan?

Grupo 1. Cereales y tubérculos.
Los alimentos de este grupo son los más abundantes en la alimentación. Proporcionan energía para hacer nuestras actividades diarias: ir al trabajo, pensar, bailar, leer, estudiar, bailar, subir y bajar…

Los cereales, como maíz (elote, esquite, tortilla, tamal, pinole, tlayuda, atole, etc.) y el arroz, la avena, el amaranto, la cebada; y los tubérculos como la papa, el camote y la yuca nos dan energía concentrada, es decir, una pequeña porción proporciona gran cantidad de enería. También, sin ser cereales, igual lo hacen miel, piloncillo, mermelada, etc. El aceite, la mantequilla, la manteca dan mucha energía; debemos cuidar la cantidad que consumimos y usarlos poco. Pasa lo mismo con el azúcar, y además es un alimento pobre, así es que  procura evitarla y sustituirla por miel, melaza o piloncillo.

Grupo 2. Leguminosas y productos de origen animal.
Son alimentos que dan al cuerpo las proteínas necesarias para formar o reponer diferentes tejidos: músculos, piel, sangre, cabello, huesos y permiten el crecimiento y desarrollo adecuado. Ayudan a combatir las infecciones.

Las leguminosas o semillas con vainas: frijoles, lentejas, habas, garbanzos, son ricos en proteínas. También hay proteínas en los productos de origen animal: carne, vísceras, huevo, leche, quesos, pollo, pescado, iguana, víbora y en insectos y gusanos.

Las semillas que producen aceite como cacahuate, pepita, ajonjolí, girasol, nuez, macadamia, almendra y demás, también tienen proteínas y se digieren muy bien; están especialmente indicadas en las personas mayores.

Grupo 3. Frutas y verduras.
El tercer grupo de alimentos está formado por las verduras y las frutas; fuente principal de muchas vitamina y minerales (micronutrimentos), que participan en el desarrollo y buen funcionamiento del cuerpo y sus partes: ojos, huesos, encías, piel, órganos.

Ahora ha vuelto un nuevo impulso y se redescubre no sólo la sabrosura de frutas y verduras, sino su invaluable riqueza alimenticia.

Consejos de las abuelas

En México y en cada pueblo se producen desde hace cientos de años deliciosos platillos conformados enteramente por verdura, o que la incluyen de manera importante. Tal es el caso del mole de olla, el cerdo con verdolagas, los nopalitos o ejotes con huevo, la coliflor en salsa, papas con rajas, calabacitas rellenas, chayotes con queso, el pico de gallo, el guacamole con o sin tomate rojo, los quintoniles, espinacas; por mencionar algunas verduras y legumbres.

También hay una gran tradición de consumo de frutas: mamey, chicozapote, manzanas, mangos, uvas, tunas, mandarinas, piña, peras, tejocotes, jícamas, naranjas, limas  ¡ …y no acabamos!

Para tener una buena alimentación cada familia debe aprovechar lo mejor posible los productos de temporada. La alimentación para ser buena, no necesita ser costosa. Procure que en cada  comida esté un alimento de cada uno de los grupos arriba señalados.

Reaproveche lo que le sobra: si son guisos, úselos para otras nuevas preparaciones, en verdad, los hacen más deliciosos. Por eso en nuestro país es tan famoso el recalentado. Es ése el mejor sazón de las abuelas, saber integrar el sobrante de ayer.

Evite los alimentos grasosos empacados: poseen grasas muy difíciles de procesar para nuestro cuerpo, y influyen en la hipertensión, la diabetes, hígado graso, etcétera.

Reduzca los alimentos producidos en industrias. Además son caros y de menor valor alimenticio.

Aprenda a seleccionar sólo lo que va a consumir.

Los alimentos frescos y verdes como el perejil, apio, epazote, hoja santa, acelga, espinaca, brócoli, chaya, guías, quelites, verdolagas, hierba de conejo, son alimentos que caen bien a todo tipo de persona y constitución.

Es importante lavar toda la fruta y la verdura con agua limpia y luego sumergirla 10 minutos en una solución de agua potable, un chorrito de vinagre, otro de limón, y dos pizcas de bicarbonato, antes de consumirlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s